La mía se la comió el gato, ¿y la tuya?

28/1/09

Marejadas

Un día de enero es una fecha como otra cualquiera, muchos ese día de enero pasaron por mí, o yo por ellos. Pero hubo uno que sólo sucedieron cosas buenas, bellas diría un poeta, los poetas, ya se sabe, tal vez hubo más de un día de enero de sólo cosas buenas pero yo no consigo recordarlo, pasaría, pasarían si fueron más de uno, hace muchos años. Quién sabe si ese día de enero de sólo cosas buenas que no consigo recordar, disfrutó de una de esas tardes en las que mis brazos extendidos ayudaban a mi madre a desenredar madejas, que luego serían preciosas chaquetas de lana esponjosa, con rombos, porque mi madre gustaba de rombos, y el dolor de los brazos -fatiga, decía ella, se dice fatiga, nena, que el dolor es diferente, el dolor entra y no sale hasta pasado un buen tiempo- y debía tener razón porque en cuanto bajaba los brazos desaparecía el dolor. Fatiga, quiero decir. Pero como no consigo saber si fue o no así, sólo puedo estar segura de tener ahora, en mi vida, un día de enero en el que sólo pasaron cosas buenas, durante todo el día, desde que me levanté hasta que al final me acosté, desenredando otra madeja. Y provocó fatiga pero una fatiga distinta porque sentí que no me apetecía extender ningún miembro para calmarla, y fue entonces cuando pensé: ya está, otra madeja, así, sin venir a cuento, y la picazón de la lana suelta vino a posarse en la punta de mi nariz a pesar de que las sábanas eran de algodón. Y yo no podía saber si se trataría de una madeja por siempre enredada o si conseguiría hacer un ovillo aparente de ella, un ovillo con prestancia, del que sentirme orgullosa y sacar a pasear los días de lluvia o de sol. Y en esas estaba cuando él, el otro cuerpo enmarañado como yo, me abrazó para dormir, tan cansados, fatigados, estábamos, y me vinieron a los ojos, así de cerrados, apretados hasta que duelen los párpados, un montón de presagios en los que ya no creía desde tanto tiempo atrás, un tiempo triste de medusas varadas y sin madejas fue aquel, mejor no recordarlo, y el cabo del hilo, del que empezaba ya a ser ovillo, se me quedó temblando entre los dedos y pensé que si esta vez tiraba de él, el ovillo embozado a nosotros crecería también, todo estremecido y con fuerza.


A ese día de enero de sólo cosas buenas le sucedieron otro días de marzo o abril, quién sabe si de noviembre, es posible, hasta este otro día de enero que sólo sucedieron cosas buenas por segunda vez, un año después, mientras un ovillo lustroso recorría las calles de Segovia junto a dos locos que se perseguían uno al otro, hondos y tibios, tirando de sus cabos.



Lo que dura un beso, imagen de García Alix.

22 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Si que parece que fueron buenas, si, buenísimas diría yo.

Ese día es para celebrarlo antes que el cumpleaños.

Besos.

[...Vanessa...] dijo...

DÍAS COMO ESOS DEBERIAN REGALARNOS PARA NUESTRAS FECHAS IMPORTANTES!!


BESITOS
QUE ESTES BIEN
CUIDESE Y SUERTE EN TODOOOOO!!
=D

DaliaNegra dijo...

Ainssss¡me enamoran tus cuentos de amor!No me fatigas,no me dueles,me ovillas el alma y luego tejes algo que resulta esponjoso,hondo y dulce...
Aquí esta flor escéptica, desmadejada.Besos,lagartija***

Eria.. dijo...

Voy a perseguir un dia así... besitos varios.

moderato_Dos_josef dijo...

Genial margot. No te lo he dicho. escribes mejor cuando los días son buenos. Que va! Escribes como si enrollaras madejas de lana!!!Un abrazo.

Tanhäuser dijo...

Mmmm. Qué maravilla de día de enero en el que sólo pasaron cosas buenas. ¿Existen los veintinueve de enero en el que sólo pasarán cosas buenas?
Besos

Casilda dijo...

Hoy es un dia de enero de esos buenos , hace una año tambien lo fué.
Feliz cumplediabuenodeenero.

Fernando dijo...

hay hilos que se deben de guardarse en la memoria y tirar de ellos siempre que se pueda...a veces al otro lado hay otras manos que te desean...un beso de seda.

ybris dijo...

Y cómo gusta recordar los días de solo cosas buenas.
Hasta la mismísima fatiga se convierte en buena.
Así que pongamos en este un abrazo cariñoso bien bueno.
Para que deje un buen recuerdo.

Kay dijo...

Los días buenos son epifánicos para el verbo, ¿no es cierto, ángel de amor que me debes un correo electrónico y una caña?

Me ha gustado mucho... Las musas se conjugan en tu honor y se lían entre ellas...

Besos catárticos

Margot dijo...

Toro, y tanto! A mí que es que cualquier excusa para celebrar me pierde... jeje.
Un besote!!

Vanessa, más días de eso, ajá.
Cuídate y besos!

Dalia, así debe ser, me gusta desmadejarte... jajaja. Besos, Soplillo guapo.

Eria, dicen que el que la sigue... ya sabes. Un beso.

Josef, es que las madejas dan mucho juego, tantas idas y venidas, son encantadoras, verdad?
Abrazo te va!

Tanhauser, pues ahora que lo dices debe ser posible, o un 25 o un 30... quién sabe?
Besos muchos.

Casilda, ummm, pues disfrútalo, están para eso, no? Asi debe ser.. Felicidades de ida y vuelta!

Fernando, ays, esos hilos!! tirar de ellos sin parar y así el ovillo se vuelve "to guapo"... jajaja.

Margot dijo...

Ybis, sí, sí que gusta, me pasaria el resto de los días recordándolos... como cualquiera, ya.
Abrazos y achuchones sin fatiga!

Kay, cierto es, mi angelote guapo. No seas impaciente que lo estoy cocinando, palabrita!, esta semana se me está yendo de las manos con tanto ajetreo laboral, ays.Pero lo tendrás...
Mis musas te mandan besos y yo más!!

cronopio44 dijo...

...locos que se persiguen tirando de sus cabos... ¿Y desenredándose? ¡Qué bien cuando es así, de enredo en desenredo y la vida continua! Besos de días buenos.

NoSurrender dijo...

odio las prendas de lana casera, no soporto la textura. Pero me quedo con los brazos fatigados para los días perdidos de enero. Mañana será uno de los buenos, ya verás. Hagamos fuerza!

Besos!

xnem dijo...

UPS! Maestra!
Hoy me llegó especialmente, y ya estamos en febrero ese mes fugaz.

Mire a mi con los ovillos me pasa como con todos los cables, alargadores y cuerdas que uno intenta guardar amorosamente, siempre tiro del lado que no es y me paso horas deshaciendo nudos.

Licantropunk dijo...

Me vino a la memoria "7 días de enero" aquella de Bardem de la matanza de los abogados laboralistas de la calle Atocha. Qué días de enero tan malos, tan distintos de los que cuentas.

Saludos.

Margot dijo...

Cronopio, sí, sí que es bueno... y enredo porque me toca! jeje (o desenredo)
Un beso enredadadera.

Nosurrender, la diferencia está en utilizar una lana suave y esponjosa...
Y sí, hagamos fuerza, ou yeah!
Un besote.

Xnem, un mes chiquito empezó ayer, pero igual habrá que sacarle el jugo.
Y te entiendo, la de nudos que hay que deshacer con cables, auriculares y cabos... jajaja.
Beso, pirata!

Licantropunk, tremenda peli, aún más tremenda realidad... yo era una enana y sigo recordando el silencio que hubo en mi casa tras aquel suceso.
(En otro orden de cosas: qué piensas de los Goyas otorgados?)
Un abrazo!

Isa SB dijo...

Días de ovillos mullidos, días de fatiga alegre... ¡cuánta calidez destilan tus letras!
Un beso y un placer como de costumbre.

Bolero dijo...

Al leerte una se queda un ratito mirando la pantalla, pq no sé si es mi imaginación o es q me transportas hilando letras


Este mes de enero, han habido dias muy bonitos en mi vida
muakkkkkkkkkkk

cacho de pan dijo...

te leo a las dos de la madrugada...

tal vez mañana tenga un día de febrero de felicidad todo entero...

Margot dijo...

Isa, así de cálida me sentía yo escribiéndolo... genial que te parezca.
Besos y placeres de ida y vuelta (con lo que me reí esta mañana al leerte, jajaja).

Bolero, pues hay más qué decir? Me alegro!
Un beso.

Cacho de pan, ummm, trasnochador...
Esperemos y si no es hoy, tal vez mañana o el otro o... el caso es estar atento!!! (Y para eso tendrás que dormir más, crápula, jeje)

elshowdefusa dijo...

Margot, te leí el otro día. Vine aquí con ganas de imágenes hermosas y me encontré con esta entrada tuya. Me encantó, me encantó y me encanta hoy también al volver a leerla.
Perdona que esté tan despistada últimamente y no venga a tu casa a visitarte, la respuesta a todo eso ya sabes que la encuentras en una letra muda.
Esa letra, ahora, además, habla en otro blog. Te queda totalmente recomendada, sé que no te defraudará.

Un beso, guapura.

Archivo del blog