La mía se la comió el gato, ¿y la tuya?

5/2/09

Miradas

Se cruzaron en poco tiempo, persiguiéndose uno al otro, me pareció, y sus imágenes con ellos. Una forma de entender la fotografía como documento vital, causando esa emoción que supone mirar la autenticidad de una historia, un instante - autenticidad que no es del todo cierta porque viene viciada por la mirada de otros ojos: los del propio fotógrafo y la intención que pone en ella- pero que te hace apretar el estómago cuando estás delante de la imagen, pensando que se trata de tu propia mirada y no hubieras caído en la cuenta. Hablábamos J. y yo que en fotografía la emoción que produce la belleza, así, sin más, se sostiene en ella misma, en arquetipos por todos reconocibles que mueven nuestra mirada domesticada hacia una concreta sensibilidad pero que lo asombroso es captar la belleza donde no la hay, ni puede haberla a simple vista, en aquello que nos parte, un estremecimiento de soledad o miedo, la imagen sin artificios, sin cohetes que explotar: intensidad que atraviesa el cristal y llega. O una pequeña narración captada en un momento. Tal vez sea eso, me gustan las narraciones y en fotografía me interesan también ellas, imágenes que cuentan una historia o que me permite pararme y contármela yo. Ya sé que debéis saberlo, la prueba está en las fotos que ilustran este blog.

En mis fotos se ve exclusivamente lo que hay. Es posible que eso descorazone a mucha gente. García Alix.


Primero fue una mañana de domingo en el Reina Sofía, acompañados del gusto perezoso que estira las horas de ese día. Para encontrarnos allí con el mundo de García-Alix, un mundo no siempre agradable de pararse a contemplar, triste, brutal en ocasiones, con la ternura de manos callosas que pone en algunos retratos, de autorretratos que expresan la soledad de un tipo a la que nadie desearía enfrentarse de estar en su sano juicio y mucho menos detenerla en el tiempo con una imagen, otras divertidas, con un halo de ironía, provocadoras sin más algunas pero todas con una historia que evocar al estar delante de ellas. Mucho se ha hablado de su condición de "fotógrafo de la Movida" pero como cualquier otra etiqueta, tan vacía de contenido y absurda que ni merece la pena pararse en ella, su talento hubiera brillado en cualquier época. Porque García- Alix retrata su vida, su momento, sin pudor, buscando aquello que le permite contarse, esto es lo que hay, tú verás y esa ha sido una actitud que siempre he respetado, la falta de contemplación y adulación hacia el que mira. Una actitud valiente en el artista, eso creo. Luego llegó la noche de Reyes y J., a modo de rey mago, puso bajo el ficus el libro Moriremos mirando. Disfruté leyendo de las alucinaciones vitales de García-Alix, visiones extremas con el mismo mensaje: ya ves, no me disculpo, tampoco me quejo. Y una buena escritura, reflexiva, poética en ocasiones. Aunque los capítulos en los que hablaba de su pasión por las motos me los salté alegremente.



Lo que expreso incesantemente desprende una pureza, una simplicidad, una inmediatez, una claridad que se obtiene por la ausencia de pretensión al arte. Es una conciencia aguda del mundo.
Walker Evans.

En ese libro hablaba de Walker Evans con admiración y pasión hacia su trabajo, el deseo de seguir mirando gracias a él, y al poco una exposición de este autor en Madrid, unas cien fotografías. Otro domingo mañanero, aún más frío que el anterior. No nos decepcionó, la misma emoción, desnudos los ojos que nos miraban a su vez desde las imágenes, ásperas y palpables. Gentes de la Habana, de New York, de la América rural y abandonada de los años treinta, la desesperación y pobreza del gran crack, instantáneas tomadas en el metro, caras, expresiones, luz... tantas historias por contarme, por imaginar y el estómago y sus nudos al pararme en ellas.

Pasará un tiempo hasta que desee volver a alguna exposición fotográfica, aún tengo las retinas y mis bolsillos llenos con sus formas de mirar.


16 comentarios:

Fernando dijo...

miradas que hablan desde su silencio...besos

TORO SALVAJE dijo...

Me gustan las exposiciones fotográficas, especialmente de fotografía en blanco y negro, creo que captura mejor el instante, y tendría que ser todo lo contrario, pero a mí me produce ese efecto, y creo que me gustan porque son instantes de vida robados al olvido, como regalos de un mundo al que no perteneces y que subido a una tapia te dejan observar.

O algo así....

Besos.

Licantropunk dijo...

Total admiración por García Alix: retratista del lumpen rockero. En la foto que adjuntas ¿hacia dónde se va la mirada? ¿hacia la chica en cuclillas o hacia el paisano de las gafas en primer plano? Genial.

Saludos.

xnem dijo...

Le propongo un juego.

Cambie a García Alix por Baylón (Madrid 1958) y a Ewans por Weegee (Usher Fellig) Zloczow, Austria –ahora Polonia- 1899 pero trabajó en EEUU.

La cosa creo que hasta mejoraría. Baylón tiene un gran parecido –en persona- con Alix pero mas de la calle, menos motard, aunque su vocecita le delata. Su trabajo es mucho mas próximo y trata a sus retratados, conocidos o anónimos con mucha mas proximidad y mucho respeto. Recuerdo que una amiga ex-madrileña me decía “García Alix es el único tío que cuando me habla no deja de mirarme las tetas”.

http://www.luisbaylon.com/

Además le encantan los gatos, vea su GUIRIGATO.

Vea la foto de Weegee de las dos señoras que entran en el teatro y la “critica” que las observa y verá de donde salió la idea de Alberto.

http://www.fotorevista.com.ar/Maestros/index.php?select=Weegee.php

Lo importante de la fotografía, casi mas lo que muestra, es lo que sugiere.
A cada uno cosas distintas, pero con ese lenguaje universal, mas allá de idiomas o fronteras.

[...Vanessa...] dijo...

con solo una mirada dices mil palabras

BESITOS Y MIL ABRAZOS
espero que estes excelentemente bien!
CUIDESE!
muak
=D

.·* Vanessa *·.

ybris dijo...

Descorazonador que sólo haya lo que hay.
Esperanzador que pueda verse todo lo que hay.
Cautivador que alguien haya visto lo que la mayoría no vio que había.

Preciosas fotos.
Precioso lo que tú ves y cuentas.
Precioso como lo has hecho.

Un beso.

Magnolio dijo...

Ni espejos, ni realidad, ni siquiera el instante siempre mentiroso.

Lo que me gusta de cualquiera de ellas es el pensamiento, la narración que suscitan.

Como tus miradas de hoy.

Kay dijo...

Una imagen (dos) que vale más que mil palabras, ¿no, fermosa?

gracias por tu curiosa mirada.

Mañana me pongo con el correo, ¡palabra de friki!

Besazos

Margot dijo...

Fernando, ajá, así son, desde el silencio...
Besos!

Toro, te entiendo, o algo así, me sucede lo mismo con el blanco y negro y con lo de la tapia...
Te vienes a jugar al corro de la patata subidos en ella? jajaja. Besotes, ricura.

Licantropunk, jaja, sí, eso mismo pensaba yo al mirar la imagen, no sabía dónde posar los ojos. Ésta es genial, verdad?
Abrazo.

Xnem, me pongo a buscarlo y luego te cuento... pero los retratos de Alix me resultan próximos y respetuosos. Va, luego te cuento de la comparación.
Besos sugerentes, pirata-fotógrafo.

Vanessa, gracias, cuídate tú también. Un beso.

Ybris, precioso cómo me lo cuentas tú, ays.
Un besote corazonador!

Magnolio, sí, pensamos lo mismo. Por eso nos pierden las narraciones, sean del tipo que sean...
Abrazote espachurrao!

Kay, fermoso muá, cumpliste tu palabra... así me gusta, como buen friki. Siempre confio en ellos... jeje.
Un beso que te va!

xnem dijo...

A mi me cae bien Alix y se le está poniendo una voz de antilocutor que me encanta, no se si vi alguna de sus pelis, esos cortos que hace con sus imágenes. Pero hay una generación sobrevalorada donde entrarían Alaska, Loquillo y otros que no se han ganado su posición por la calidad de sus voces, ni por su innovación, ni por la calidad de sus produciones solo por su constancia y valor. Alix de valor “se le supone” mucha y ha aprendido bien muy rápido.

Vea y me cuenta.

Jin dijo...

dos grandes y valientes formas de mirar, sí, y también las de Baylón y de Weegee, pero creo que no tienen absolutamente nada que ver entre ellos. Baylón empezó con Álix, y se le notó durante mucho tiempo; pero ya hace tiempo que el pájaro vuela solo y libre de ataduras. a Weegee lo siento como más osado y provocador, con una fuerza increíble, pero menos íntimamente humano que Evans.

o sea, no dos sino cuatro grandes miradas!

y por encima la de Margot... qué más se puede pedir?

Margot dijo...

Xnem, me sucede igual con su voz, en la exposición programaron un corto suyo: "De donde no se vuelve", y me encantó, me gustan sus textos, no sólo sus fotografías. Tienen fuerza y lírica.
Y he visto a Baylon y Weegee... ummm, me han gustado, sí señor, usté sí que sabe. Profe mío no deje de aconsejarme, please.
Besos discipulos!

Jin, ajá, de Baylón me gustó su cercanía, mirar cara a cara a su retratados (no sabía de sus comienzos con Alix). Y Weegee también me pareció provocador, estamos de acuerdo.
Miradas de ida y vuelta, Jin, para estamos aqui... jeje
Un beso!

cronopio44 dijo...

Comparto lo que dices sobre García Alix... Se podría decir que sus fotos nos han ido acompañando durante todo este tiempo... No me canso, desde luego de ver sus fotos... Besos (bastante) perezosos...

Margot dijo...

Cronopio, a mi me sucede lo mismo, no me canso.
Algo perezosa estoy yo también, ya somos dos (aunque tú más tardón, jeje)
Besos de lemur.

xnem dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pedro dijo...

Por favor, Margot, quita mi foto
(Soy el de gafas)
Te lo dije: no la pongas.

Archivo del blog