La mía se la comió el gato, ¿y la tuya?

5/3/09

Otra de gruñidos

Como os dije en el anterior post -y una nunca puede estar segura de si pareció una amenaza; suele serlo el arrogarse un interés que tal vez no tengáis. Pero así es este mundo de los blogs y no lo inventé yo, palabra- me apetecía hablar de otra impostura.

No es que los Oscar tengan categoría de imprescindibles en mis gustos pero sin duda son el hada madrina que convierte cualquier película en un éxito de taquilla. Sin obviar las críticas tan obtusas que he leído en los últimos días acerca de ella y que me han dejado pasmada. El mercadeo manda pero yo suelo olvidarlo con facilidad. Y olvido aún más el entusiasmo al que puede conducir si uno se queda en la superficie de un mensaje y un mal hacer.

Slumdog Millionaire resulta un fraude desde cualquier punto de vista. Y lo es por la credibilidad, la nula credibilidad, que ofrece su historia. No basta decir, al menos a mí no deja de parecerme un argumento sin sentido, que narrar un cuento de hadas es precisamente eso, jugar con la fantasía y la posibilidad de lo irreal. Pero incluso para contar una historia irreal es necesario contarla bien, que no fuerce el engranaje, y ahí es donde entran mis problemas. Al menos si hablamos de cine para adultos -¿y eso qué es?- y pretendemos que no nos tomen el pelo con bellas imágenes y una realidad que a fuerza de terrible conmueve las fibras más sensibles. Y todos las tenemos.

El hecho de que un niño de las chabolas, analfabeto y sin ninguna posibilidad de cambiar su mundo, gane el premio de un concurso cultural (el primer crujido: las preguntas. En ese tipo de concursos aumentan su complejidad en relación al dinero a recibir y la última pregunta, con la que el protagonista ganaría 20 millones de rupias es de libro, para partirse de risa por su facilidad; ¡sin olvidar que las respuestas que da el protagonista a las mismas, se producen de forma cronológica relacionada a los hechos de su vida! Qué tino tiene el destino, amén) y termine encontrando a la princesa de sus sueños, en una ciudad con miles de millones de habitantes, entre idas y venidas de malos, malotes e injusticia social, me hace preguntar cómo semejante guión se pudo colar en una productora si no es a golpe de talón y una calculada operación de marketing. La misma operación que supone el desembarco de las producciones de Hollywood en un país llamado La India. Y la única explicación posible para el aplauso que el gobierno hindú ha tenido hacia la película, a pesar de aparecer en ella un cuerpo de seguridad del Estado habituado a la detención ilegal y las torturas o la infamia que supone para un gobierno exponer así la situación de una población infantil como la narrada. Ni una queja, qué complacientes.

La misma complacencia, imagino, que esperan de nosotros para digerir el resto de incoherencias en la historia. Otro ejemplo: al final de la película el protagonista dice ser analfabeto, algo que ya intuíamos viendo su biografía, y en una de las escenas aparece buscando un número de teléfono móvil en un ordenador, con destreza y rapidez sorprendente. No sólo le vemos buscando, es que lo encuentra. Lo dicho, el destino y su sino nos vuelve a dejar de piedra. Qué capacidad y yo sin ser consciente de él.

Y a pesar de todo lo contado: de una historia mal narrada y tramposa, de un montaje calculado como una operación económica y política para los tejemanejes de Hollywood, de sentir que me toman el pelo como espectadora y como, se me supone, ser pensante y sensible… a pesar de todo esto y el consiguiente cabreo que provoca en mí, no puedo evitar pensar que lo peor, lo más indigno, no deja de ser que tras ver unas imágenes que levantan la piel -la injusticia, la tristeza, la miseria moral y económica- se apagan las luces y todos felices y calmados a casa, a nuestros quehaceres, porque el don nadie pobre y vapuleado por la vida, una vida más propia de una rata que de un ser humano, puede hacer reales sus sueños.

Y el héroe siempre triunfa y la gloria está ahí y el destino está escrito, amén.

Cuando las únicas opciones comprensibles en su vida, de animal acorralado y de sobrevivir a su infancia, serían la de convertirse en un mal nacido rabioso o darse a la lucha armada. Aunque también le quedaba la de participar en una película y que a su final le paguen un sueldo irrisorio y le saquen de las calles tras pasearle por una alfombra roja. Con esa, imagino que no contaba.

Otra impostura, tan indecente.


16 comentarios:

cronopio44 dijo...

Voy poco al cine, pero desde luego no tenía la intención de ver esta película, y ahora menos, claro. Ya me imaginaba yo algo así. Y los de los Oscar... mejor lo dejamos: ya lo has dicho tu todo... Beso gordo, y me aplaudo: ya hacía tiempo que no llegaba el primero por aquí...

Kay dijo...

TOOOOOOMA YAAAAAA!!!! Y que no puedo estar más de acuerdo!
Mamona, pones en tu boca y en las teclas las palabras torpes que se agolpan en estado de caos en mi cerebro empapado de cerveza austríaca...

La película me pareció como todas aquellas bienintencionadas americanadas: obvias, poco creíbles y facilonas... como Babel, Traffic o las de Clean Eastwood... Ojo, me siguen pareciendo mejores que la mierda yanki normal y corriente, eso sí. A pesar de todo, me quedo con otras pelis americanas, sobre todo las comedias ochenteras, con las que me reía por lo menos, como Los Cazafantasmas o Atrapado en el Tiempo... Claro que también puede ser nostalgia infantiloide, chi lo sa...
Besos vintage!

Licantropunk dijo...

¡Vaya racha! Pues esta sí que pienso verla, y no espero ver al gran Danny Boyle de "Trainspotting" (imposible) pero intentaré no emitir juicio antes de ver el 'the end' en la pantalla (hoy sale en la prensa que los niños protagonistas han vuelto a su miserable hogar y les ha entrado una depresión de caballo: jodido dormir en el suelo después de arrullarse entre sabanas limpias: de eso sí que habrá que hablar).
Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

No la he visto, pero leyéndote imagino que habrá triunfado por todo lo que tú criticas.
La gente quiere historias bonitas para evadirse de la realidad, y prescinden de cualquier análisis medianamente serio de lo que están viendo.
Después aplauden, salen del cine, no hay banda sonora en la calle, ni colores bonitos, ni demasiada alegría, quizás entonces intuyen que algo no cuadra.

Besos.

Magnolio dijo...

Ayer, un amigo me mostró su extrañeza - Es una historia preciosa, la musica y la fotografía muy buenas y dices que no te interesa. Seguro que es porque le han dado tantos oscars -. Vamos, me estaba llamando snob o algo por el estilo. Así que me justifiqué - qué no, qué precisamente desde esos premios no he ido al cine -.

Depués, mientras veía por la TV a miles de aficionados dando botes, bebiendo y gritando hasta el paroxismo por el triunfo de su equipo de fútbol, me puse a pensar en todo aquello que no o sí pienso/hago, que sí o no piensa/hace la mayoría... pero me enrrollo, perdona, sigo con tu guión: no les ha ido tan mal a los niños de Slumdog ¿no? han sido recibidos como héroes y, al menos, ellos y resto del vecindario, saldrán de la miseria.

Si la taquilla lo permite, y el olvido no lo impide, claro.

DaliaNegra dijo...

Como sucede tantas veces, Toro ha hablado por mí.Lo único que agrego son besos,lagartija***

Fogel dijo...

A medida que pasan los años y nos vamos poniendo más escépticos, esta suele ser la conclusión a la que arrivamos luego de ver una peli muy premiada o un libro muy recomendado, o una chica que seguro es para vos,(o un chico)...pocas cosas alcanzan a tener las cualidades que pretendemos. Y lo peor es que de a poco, nosotros tampoco damos con el target.
Con todo esto quiero decir que: Seguramente la película es mala, o al menos inmerecedora de un Oscar,(o justamente quizás sí se lo merezca...),pero lo que la denigra es lamentablemente las alabanzas y los premios. Si la misma película hubiera transitado el circuito under, no el comercial, y la hubieran realizado con el bajo presupuesto que se merece, sin mayores espectativas, para verla entre amigos y comentar lo bueno de filmar hoy día una peli donde el héroe, tan poco creíble como cualquier otro, no sea yanqui ni occidental, sino indú y budista, que no sepa leer ni escribir y que viva en la más oscura miseria.

Perdón si me excedí. Un abrazo.

Margot dijo...

Cronopio, la que imagino que te gustaría, creo, es la de La Clase. Salvando las distancias con el entorno francés, me pareció una muy buena peli sobre la enseñanza a adolescentes. Si después de verla, no te acercas a los profesores de tu hijo y les besas en los morros es que no tienes ni una pizquita de alma, jajaja. Y eso sin demonizar a los chavales, no más que a las circunstancias, claro.
Besos de por ti el primero!

Kay, jajaja, ya debe estar rica la cerveza allí, ya... golfo!
Y no te metas con mi Clint! sus películas, al menos para mí, son buen cine, historias bien contadas, montadas, engarzadas. El cine de siempre, del que tiene algo que contar y lo hace honestamente... cine y poco más. No le pido mucho más a una película, leñe! aunque pueda parecer lo contrario, no soy una snob, jeje.
Y las que me comentas a mí me pillaron algo mayor, cachis!! abuela que es una, jeje.
Besos en aeroplano!

Licantropunk, ajá, vaya racha!! Exceptuando la que he comentado antes, La Clase, hace meses que no veo algo que merezca la pena de verdad, de dar palmas con las orejas... ays. El domingo iré a ver Vals con Bashir... y tengo puestas esperanzas en ella. Ya veremos...
Y nada, pero nada, que ver con Trainspotting. Sé de dos que cayeron en esa trampa... jajaja. Ya me contarás tras verla.
Un abrazo.

Toro, si al menos sirvieran para intuir que existe algo que falla... pero ni por esas!
En fin, que somos un par de gruñones, va a ser eso, jeje.
Besote grrrrrrr.

Magnolio, hace mucho tiempo que me paso por el forro el que me llamen snob. Dejarse llevar por el resto es de borregos y a mí nunca se me ocurre decirselo, coñe ya! jajaja. Yo defiendo el criterio propio, en una u otra dirección y si les gusta la peli pues genial, pero sin dejar de lado lo que tiene de tramposa, eso sí. Que no me vengan con gaitas.
Y no creas, por lo que he leído a los niños no les va precisamente bien, salvo la mascarada que ha venido tras el estreno, que por lo que se ve ya ha terminado puesto que no hay cámaras cerca...
Besos acción!!

Dalia, ya, me lo imaginaba... jajaja. Más besos, Soplillo volátil!

Fogel, ajá pero el escepticismo llega no sólo por cansancio, que también, sino por aprendizaje... no es malo que sea más complicado que nos engañen con facilidad. Es algo que nos hemos ganado, no? y como recompensa a cumplir años... jeje.
Ajá y es posible que tengas razón, lo que más molesta es lo que parece ser el asentimiento general y el exceso de entusiasmo...
Y tranquilo, puedes extenderte lo que quieras.... no hay tope de líneas por aquí. Ni de delirios, siempre son bienvenidos... jajaja.
Besos.

Casilda dijo...

Muy de Oscar , vamos que estaba cantada y es que los señores de la academia no se han fijado en esos detalles niña.
Ultimamente los premios tanto de cine como de literatura y me tienen un poco sorprendida...como si yo hubiera visto una plei o leido un libro que no tiene nada que ver con el que ha leido o visto el jurado.
Tambien es posible que yo me esté espesando.
Un beso

Fernando dijo...

no te sulfures tanto...es mejor cuando viajas...vuelves relajadita...un beso dulce.

cronopio44 dijo...

Esa sí la he visto, Marga. Y, como dices, salvando las distancias, es un buen reflejo de lo que hay. Además, se presta a la discusión... Yo, por ejemplo, creo que el profe protagonista comete varios errores de bulto... Perdonables, por supuesto: la guerra es la guerra. Más besos con au revoir.

nancicomansi dijo...

Me lo temía....no se porque me "olia" a impostura desde que vi el trailer...

Fortunata dijo...

Grrrr Grrrr Grrrr
Los Oscars son los Oscars .Hollywood - Bollywood Estamos en el momento en que hay que dar lugar a las grandes potencias emergentes como se llaman a los colosos de oriente...un mestizaje para masas ya empezó con el anuncio de Coca-cola que no sé si recordaras.... Imposturas, secretos y mentiras... etc etc...( En Madrid tenemos todos los que quieras....) El Carlos Sobera me parecía mas ameno que ese presentador.. Cuando nos empiecen a traer las películas de Bollywood veremos que están hechas de materia semejante.... Cada vez tengo mas ganas de conocer ese país donde riqueza y pobreza van de la mano.... y según dicen todos tan felices...eran....
Bueno te deje un abrazo con meme incluido para que puedas gruñir un poco contra los memes pero no contra mis abrazos que son sinceros.....

Besos en Hindi o en Urdu el que mejor entiendas....

Fusa dijo...

El otro día te leí y dije que ya vendría más adelante a escribirte cuando tuviera tiempo de hacerlo. Bajé a la cocina. H. estaba preparando una pasta y le cogí por detrás y le dije: Margot es de las mías.
Habíamos visto la película hacía unos días y yo me había quedado un poco decepcionada. No está mal se deja ver bueno es entretenida. Pero no da la cosa para tanto premio. Y lo hablamos con varias personas porque él piensa que bueno que no está mal que se deja ver es entretenida y yo soy mucho más crítica y digo pero bueno qué fuerte que le den tantos premios yo no me he creído nada.

Lo hablamos con su compañera de piso y dijo que había que meterse en la historia, en su fantasía. Entonces lo que yo digo es que si hay que hacer una historia irreal, que no metan a Quién quiere ser millonario ni recreen, en cada una de las historias, realidades tan reales como la del chico con vida difícil huérfano en India madre mía qué dramón, Ramón.

Quiero decir que si me pintan una historia como la de Amelie, tampoco me la acabo de creer, pero ya está uno avisado y decide si meterse o no. Creo que el problema de esta película es que pretenden que olvidemos la realidad y utilizan para ello cosas muy reales. Si se inventaran un programa que no hemos visto, colaría, pero éste tiene sus normas y no pueden ser aplicables así como así.

Vamos, que han rizado mucho el rizo. Y que estoy contigo.

Y que un beso, ¡puñeta!

ybris dijo...

Pareces tener tanta razón que casi da vergüenza estar de acuerdo contigo.
No la he visto pero lo que dices me parece de cajón.
Una de Cenicienta y otra de lotería.
Las dos acaban bien para uno o unos pocos y mal para la inmensa mayoría.

Besos.

Margot dijo...

Casilda, pues si nos estamos espesando... bienvenida sea la espesura, leñe, no? Tanta ligereza va a acabar con lo poco que somos.
Un beso.

Fernando, ya, pero me gusta esa palabra, sulfurar, me lo decían mucho, me lo dicen. Pero es que sulfurar es sinónimo de indignarse y no vegetar como una ameba cualquiera. Me parece.
Pero sí, tienes razón, tengo que salir de viaje, jeje.
Un beso a la sal.

Cronopio, ajá, estoy esperando que la vea un amigo mío, también profe de chavales, para discutir algunos puntos. A mí me falta batalla en el día a día para juzgarlos correctamente...
Besos al ataque!!!

Nansicomansi, porque creo que "canta" desde que ves la forma que tienen de vendernos la triste realidad...

Fortu, ajá, secretos y mentiras, ufffff, empezábamos y no terminábamos.
Fíjate que a mí la India nunca me ha llamado la atención, creo que me saturó el hippysmo de hace años y su misticismo con el tema, jajaja. Por no hablar de gurús y budistas... pero te entiendo, debe ser un país increible.
Vale, a tus abrazos no los gruño (eso nunca!!! ). Luego miro lo del meme, jeje.
Un beso, encanto.

Fusa mía, has dado en el clavo, la intención de la peli es que olvidemos la realidad utilizando cosas muy reales (míseras diría yo)...
Lo de la historia fantástica es el argumento principal que he escuchado pero que no, que no, que la fantasía no es eso, no es tomar al que la recibe por idiota redomado...
Y que besos con puñetas!!! jajaja

Ybris, así son las cosas... olvidemos a la mayoría pues, no? parecen querer decir...
Un beso, señor mío.

Archivo del blog